Psicoperspectivas. Individuo y Sociedad, Vol. 20, No. 1 (2021)

Doi: 10.5027/psicoperspectivas-Vol20-Issue1-fulltext-2111
Tamaño de la letra:  Pequeña  Mediana  Grande
Doria-Falquez, Reales-Silvera, and Russo de Vivo: Condiciones de vida después del desplazamiento forzado: Experiencias y percepciones de niños, niñas y sus cuidadores



En 2019 el mundo registró la cifra más alta en la historia de personas desplazadas por conflicto y violencia, 45.7 millón de personas fueron afectadas por este flagelo en 61 países y territorios, de los cuales 18.3 millones son niños y niñas menores de 15 años. El panorama muestra que las regiones donde más se presentaron casos de desplazamiento fueron África subsahariana, Oriente Medio y África del Norte. En la región de las Américas, países como El Salvador y Colombia presentaron el mayor número de casos nuevos de desplazamiento interno por conflicto y violencia (Observatorio de Desplazamiento Interno, 2020). Los niños y niñas han sido una de las poblaciones más afectadas por el desplazamiento forzado producto de la violencia sociopolítica en Colombia. Se estima que más de ocho millones de personas han sido desplazadas por el conflicto armado en Colombia, de esta cifra 1,141,018 han sido niños y niñas entre los 0 y 11 años (Unidad Para La Atención y Reparación Integral de Víctimas, 2020).

Al estar la población desplazada expuesta a múltiples eventos y factores estresantes, puede presentar un riesgo significativo de exposición al trauma y sus secuelas (Fazel et al., 2012; Miller & Rasco, 2004; Porter & Haslam, 2005; Siriwardhana et al., 2014). Así, las investigaciones realizadas sobre salud mental entre los niños desplazados muestran una alta prevalencia de los trastornos mentales como la depresión y la ansiedad (Cayabyab et al., 2020). Otros autores, han encontrado en población no desplazada, que la exposición de los niños y adolescentes a diferentes actos de violencia en los asentamientos urbanos, podría impactar en su funcionamiento emocional, conductual y académico (Cooley-Strickland et al., 2011).

Asimismo, la experiencia de haber sido desplazado forzosamente puede generar diferentes síntomas que afectan el desarrollo integral en la infancia. En una revisión sistemática sobre los posibles mecanismos de transmisión de traumas intergeneracionales en familias de refugiados y solicitantes de asilo, los hallazgos mostraron que la exposición al trauma de los padres y sus secuelas afectan indirectamente el bienestar del niño, generando posibles mecanismos de apego inseguro, estilos de crianza desadaptativos, disminución de la disponibilidad emocional de los padres, disminución del funcionamiento familiar, acumulación de factores estresantes familiares, estilos disfuncionales de comunicación intrafamiliar y gravedad de la sintomatología parental (Flanagan et al., 2020).

En Colombia diferentes estudios han buscado comprender los conflictos psicológicos y la afectación en la salud mental en la vida de las familias, de los niños y las niñas desplazadas por la violencia (Andrade Salazar, 2010; Gómez-Restrepo et al., 2018; Vanegas et al., 2011). Un estudio transversal demostró que los niños entre 7 y 11 años quienes han sido afectados por el conflicto armado colombiano presentan mayor riesgo de presentar enfermedades mentales como trastornos de ansiedad y estrés postraumático, evidenciando la situación de vulnerabilidad en la que se encuentra esta población (Gómez-Restrepo et al., 2018). Al estudiar los significados otorgados por niños y niñas entre los 8 y 12 años, se ha encontrado que estos deben manejar sentimientos y significados ambivalentes que oscilan entre el placer y displacer, ya que su situación está cargada de ambas vivencias (Vanegas et al, 2011). El conflicto armado y la experiencia de desplazamiento pueden, entonces, dejar huellas psicológicas a partir de las cuales los niños y niñas construyen su subjetividad.

Adicionalmente, algunos estudios han mostrado que incluso cuando los niños y niñas no viven de forma directa el evento traumático del desplazamiento, deben vivir los obstáculos y carencias en la vida de la ciudad, así como el estrés vivido por sus padres, ya sea por motivos psicológicos o económicos (Vera-Márquez et al., 2015). En este sentido, las familias desplazadas al ubicarse en las periferias de la ciudad y en zonas afectadas por la violencia, deben enfrentarse a retos de la vida urbana para los cuales no están preparados y esto conlleva a tener una menor posibilidad para acceder al mercado laboral (Calderón et al., 2011; Ibáñez & Velásquez, 2008; Marín, 2011; Ramos-Vidal, 2018; Reales Silvera & Amarís Macías, 2017; Valencia, 2017).

Por otro lado, diferentes investigaciones se han encargado de identificar los aspectos que pueden mitigar los efectos negativos de las situaciones disruptivas del desplazamiento en la infancia. Para muchas familias el asentamiento estable es considerado la mejor opción para restablecer sus vidas; el retorno a sus lugares de origen es percibido como instalarse de nuevo en ambientes asociados a la violencia. Por este motivo, niños, niñas y sus familias consideran que la solución se encuentra en poder adaptarse al nuevo entorno y no retornar a sus antiguos hogares (Patiño & Herrán, 2012). Además, el sistema familiar puede actuar como amortiguador ante los efectos adversos del desplazamiento, sobre todo cuando existe integración comunitaria. Se ha encontrado que el capital social, entendido como las relaciones y el apoyo percibido dentro de la comunidad, es promotor de la resiliencia a nivel comunitario (Aldrich & Mayer, 2015).

Además del sistema familiar y comunitario, el sistema escolar también juega un rol importante en el desarrollo de los niños y niñas. Vera-Márquez et al. (2015), identificaron que la identidad social puede influir en la adaptación psicológica y sociocultural de la población desplazada en sus nuevos ambientes. El contexto escolar, uno de los ambientes más significativos en la infancia, puede ser tanto promotor de la construcción de una identidad social positiva como negativa e influye en la adaptación de niños y niñas a su contexto. Los niños y niñas pueden experimentar discriminación y prejuicios por parte de sus compañeros (Vera-Márquez et al., 2014, 2015), por lo cual es imperativo que se haga un acompañamiento en su proceso.

El desplazamiento desde el Modelo Bioecológico de Bronfenbrenner

Uno de los factores que influyen en la capacidad para afrontar los desafíos propios del desplazamiento y la promoción de la resiliencia, es la forma en que se configuran los sistemas alrededor de los niños y niñas. En este sentido, el modelo ecológico del desarrollo humano de Bronfenbrenner (1979) ha sido utilizado como marco de referencia para múltiples investigaciones que estudian la resiliencia en la infancia, permitiendo analizar los contextos interrelacionados que tienen un impacto psicosocial en los niños y niñas (Betancourt & Khan, 2008; Morelato, 2011).

El modelo bioecológico contempla el desarrollo como un proceso dinámico donde el niño o niña reestructura de forma activa su ambiente mientras este influye a su vez en él o ella. Bronfenbrenner (1979) denomina a los sistemas o capas que envuelven al niño microsistema, mesosistema, exosistema y macrosistema. El primero de estos, el microsistema, es el contexto más cercano e incluye el núcleo familiar. El mesosistema incluye las interacciones entre diferentes microsistemas y el exosistema los ambientes que no interactúan de forma directa con el individuo, como el trabajo de un miembro de la familia. Por último, el macrosistema integra todos los demás e incluye la cultura o subcultura y eventos políticos de un lugar o país en particular. Bronfenbrenner (1986) propone que la capacidad que tiene la familia para fomentar el sano desarrollo de los niños y niñas es afectada por lo que sucede en el resto de los sistemas. En este sentido, el microsistema familiar en su interacción con los otros sistemas puede actuar como ambiente de riesgo y/o protector para relaciones de confianza y seguridad al niño (Sagi-Schwartz, 2012).

Asimismo, se habla de transiciones ecológicas para describir la forma en que los roles e interacciones de las personas varían en función de los cambios en su contexto (Bronfenbrenner, 1979). Las transiciones ecológicas pueden promotoras de desarrollo o fuentes de malestar y enfermedad cuando no se logra una adecuada adaptación a los nuevos entornos. Así, uno de los factores de riesgo para las familias con historia de desplazamiento es que deben adaptarse a un ambiente continuamente cambiante por su inestabilidad económica y por cambios en los núcleos familiares. Lo anterior hace evidente la importancia de entender al aspecto ecológico o contextual de las familias con historia de desplazamiento para poder abordar los obstáculos que tienen para adaptarse a los cambios continuos en su ambiente.

Sin embargo, el contexto no es suficiente para explicar el desarrollo en la infancia, este también está mediado por otros factores como las características particulares de cada individuo (biología y procesos psicológicos), los procesos proximales del mismo y el tiempo (Bronfenbrenner & Morris, 1998, 2006). Los procesos proximales son “los procesos de interacción recíproca progresivamente más complejos entre un organismo biopsicosocial activo y las personas, objetos y símbolos de su derredor” (Bronfenbrenner & Morris, 1998, p. 996). Según el modelo, los procesos proximales son los que median el efecto que tienen el contexto y las características individuales sobre el desarrollo. Es decir, las interacciones familiares y comunitarias podrían ser uno de los factores de protección más relevantes en la infancia incluso cuando hay carencias en el entorno.

Diferentes estudios han aportado a la comprensión y análisis de las experiencias, significados, percepciones y emociones de los niños y niñas víctimas del desplazamiento en Colombia (Domínguez-De la Ossa et al., 2018; Vanegas et al., 2011; Vera-Márquez et al., 2014, 2015). Estos estudios revelan la importancia de generar espacios para conocer las particularidades de la experiencia de ser víctima del desplazamiento en la infancia, así como la necesidad de intervenir para la recuperar emocionalmente a esta población. No obstante, pocos estudios se han orientado a comprender la singularidad de las experiencias y las vivencias de los niños y las niñas de familias con historia de desplazamiento residentes en Barranquilla, una de las ciudades receptoras de población desplazada más importantes en el país (Comité Internacional de la Cruz Roja y Programa Mundial de Alimentos, 2007; Vidal, 2018). Por lo tanto, el objetivo principal del presente artículo es explorar las experiencias y percepciones de los niños, niñas y sus cuidadores con historia de desplazamiento forzado que se beneficiaron de un Programa de Recuperación Psicoafectiva en la ciudad de Barranquilla, Colombia.

El Programa de Recuperación Psicoafectiva que se implementó en Villas de San Pablo, una urbanización de casas de interés social en la ciudad de Barranquilla, surge como un modelo o estrategia para atender de forma integral las necesidades psicológicas de quienes han sufrido una interferencia en su desarrollo y que no ha sido debidamente integradas (Bustos & Russo, 2018). Se entiende por interferencia en el desarrollo “toda aquella situación o evento externo que no haga parte de los conflictos esperados del desarrollo y que además adquiera el carácter de acontecimiento traumático” (Bustos & Russo, 2018, p. 187). El presente artículo surge a partir del análisis de las experiencias que se recolectaron en el marco de este Programa.

Método

Este estudio está sustentado en un enfoque de investigación cualitativa que, desde el paradigma interpretativo, enfatiza en experiencias subjetivas y significados que construye el individuo (Mella 1998, Patton, 2005). El diseño de esta investigación es un estudio de casos, una exploración en profundidad que parte de múltiples perspectivas, de la complejidad y la singularidad de los sujetos, proyectos, políticas, instituciones, programas y sistemas en la vida real (Rodríguez 2011; Simons, 2009).

Participantes

Entre los 30 niños, niñas y sus cuidadores que hicieron parte del Programa de Recuperación Psicoafectiva, se seleccionó 25 para hacer parte de los estudios de caso de la investigación. Los niños, niñas y sus cuidadores residen en la urbanización de Villas de San Pablo, ubicada al suroccidente de la ciudad de Barranquilla, Colombia, siendo el “primer macroproyecto de vivienda nacional que focaliza sus esfuerzos en generar capital económico, social y ambiental, y crear comunidades autónomas y sostenibles” (Valencia, 2017, p.65). En esta urbanización residen familias con historias de desplazamiento forzado y reubicación urbana de sectores marginales de la ciudad. En total, se vincularon 25 niños y niñas junto a 11 madres y 4 abuelas cuidadoras. El número de cuidadoras es menor al de niños y niñas seleccionados, porque dentro de los 25 seleccionados, algunos hacían parte del mismo núcleo familiar. Los niños y niñas procedían de familias extensas y recompuestas. Los criterios de inclusión para seleccionar los niños y niñas fueron: i) tener entre 6 y 12 años de edad; ii) tener historia familiar de desplazamiento forzado por conflicto armado; iii) residir en una de las manzanas de la urbanización estudiada; y iv) firma de consentimiento por parte de los cuidadores y de asentimientos informado por parte de los niños y niñas.

Técnicas de investigación

El presente artículo surge a partir del análisis de las experiencias que se recolectaron en el marco de un Programa de Recuperación Psicoafectiva que fue desarrollado en una de las manzanas del barrio Villas de San Pablo en Barranquilla. Para analizar las experiencias y percepciones de los cuidadores, se utilizaron los insumos obtenidos por medio de las entrevistas semiestructuradas al inicio y al final del programa. Los temas que se abordaron en las entrevistas con los cuidadores fueron: percepción sobre la experiencia de desplazamiento, dinámica y relaciones familiares, crianza de los niños y niñas y sus expectativas frente al proyecto. En cuanto a las experiencias y percepciones de los niños y niñas, la información analizada fue la correspondiente a la observación participante y registro en diarios de campo de las voces de los niños y niñas durante la participación en el Programa de Recuperación Psicoafectiva.

Procedimiento

El contacto con la población fue posible gracias a la Oficina de Gestión Comunitaria de la Fundación Mario Santo Domingo, organización con incidencia en la urbanización de Villas de San Pablo, identificando con el apoyo de ésta y líderes comunitarios, las familias con historia de desplazamiento forzado. En la primera parte del proyecto se identificaron las características sociodemográficas de la comunidad participante por medio del uso de una ficha de caracterización. Para seleccionar a los participantes, se realizaron visitas de casa en casa para identificar los hogares de familias donde vivían niños y niñas entre los 6 y 12 años. Antes de recolectar la información sociodemográfica de estos hogares, se explicó a los cuidadores el propósito de la ficha de caracterización, las condiciones de confidencialidad y se solicitó la firma de un documento de Autorización de Recolección de Datos y de uso de Imágenes y Testimonios. Posteriormente, se seleccionó 30 niños y niñas con historia de desplazamiento entre los 108 caracterizados para hacer parte del primer grupo de intervención. Dentro de este primer grupo, se seleccionó 25 niños y niñas para ser los casos estudiados.

Luego, durante una reunión con los cuidadores, se explicaron las condiciones del proyecto, el objetivo del Programa de Recuperación Psicoafectiva, así como el documento de consentimiento informado. De estar interesados en participar, se les solicitó la firma a los cuidadores. A los niños y niñas se les explicó el objetivo del programa, las actividades que se iban a realizar y se les aclaró que su participación era voluntaria y en cualquier momento podían retirarse si así lo querían. Estos puntos hicieron parte del asentimiento informado de los niños y niñas, que firmaron de forma simbólica con sus iniciales o con un dibujo.

Posteriormente se realizaron las entrevistas iniciales en los hogares de los niños y niñas usando una guía semiestructurada de preguntas. Después de las entrevistas iniciales se iniciaron las actividades del Programa de Recuperación con los 30 niños y niñas del primer grupo de intervención. Las ocho temáticas trabajadas en el programa fueron: Agresión/Maltrato, Abandono, Abuso Sexual, Desplazamiento, Compulsión a la Repetición, Mecanismos de Defensa, Resiliencia y Reconciliación. Las actividades fueron realizadas en el transcurso de 6 semanas en las instalaciones de la de la Institución Educativa de la Urbanización. Las actividades incluyeron: psicodramas, juegos (en casa, con padres y con las líderes del programa), proyección de videos según la temática, lectura de cuentos y espacios para compartir las experiencias personales por medio del dibujo). Durante cada actividad se realizó el registro en diarios de campo de las observaciones de las experiencias y voces de los niños y niñas.

Finalmente, después de culminar con el programa, se realizaron las entrevistas finales de forma presencial con los cuidadores principales para conocer su percepción y experiencia en el Programa, percepción sobre la dinámica y relaciones familiares y crianza, así como significados construidos y experiencia de sus niños y niñas al participar en el Programa. Dichas entrevistas fueron realizadas por medio de una guía semiestructurada. Durante esta etapa, se encontró que algunas familias se habían mudado de la urbanización y por lo tanto no fue posible contactar al total de padres de familias y cuidadores que habían participado en las entrevistas iniciales.

Consideraciones éticas

Los participantes de la presente investigación firmaron un consentimiento y asentimiento informado, donde aceptaron participar en el proyecto de investigación de forma voluntaria. El proyecto, así como los documentos para asegurar la protección de los datos de los participantes, fueron avalados por el Comité de Ética de la Universidad asociada en el año 2019.

Análisis de datos

En el estudio se desarrolló un análisis inductivo de las diferentes fuentes de información para entender la realidad de los niños, niñas y sus cuidadores, buscando comprender las categorías emergentes de una manera reflexiva y dialógica con el Modelo Bioecológico de Bronfenbrenner. Para la comprensión de las experiencias, percepciones y significados derivados de los relatos de los niños y las niñas, y los cuidadores, se realizó un análisis de contenido con la respectiva categorización de las unidades de análisis. Las diferentes fuentes de información (entrevistas a cuidadores y diarios de campo con la observación participante) fueron procesadas por medio del programa Atlas.ti.

En cuanto a las entrevistas con padres y la sistematización de las observaciones participante, inicialmente se realizó una categorización general con análisis de cada una de estas categorías para obtener las subcategorías que emergieron de las respuestas de los cuidadores, así como las experiencias de los diarios de campo. Finalmente, dentro de las técnicas de validación se hizo triangulación de la información, por medio de procedimientos de contrastación de la información obtenida de las diferentes técnicas e informantes al igual que comparación de las percepciones e interpretaciones del investigador, tutor y población estudiada.

Resultados

Percepciones y experiencias de los cuidadores

En las entrevistas que se realizaron a los cuidadores principales, se encontró que los niños y niñas del proyecto no habían vivido de forma directa el desplazamiento por el conflicto armado. Es decir, estos son segunda o tercera generación de desplazamiento; sus madres, padres o abuelos fueron quienes vivieron el evento de forma directa. Sin embargo, se encontró que el desplazamiento como parte de la historia familiar, estaba asociada a condiciones de vida adversas en el contexto urbano donde residían las familias entrevistadas, emergiendo en la narrativa de los cuidadores las subcategorías pobreza, inestabilidad, violencia y condiciones precarias de vivienda.

Así, en las entrevistas iniciales a cuidadores, la categoría pobreza fue la que se identificó con mayor frecuencia en el análisis de contenido. La pobreza, en este caso, fue codificada como toda expresión donde los entrevistados manifestaban necesidades no cubiertas debido a factores económicos. Los cuidadores entrevistados manifestaron que presentan dificultades relacionadas con la falta de recursos económicos para atender necesidades básicas como alimentación y salud, así como necesidades educativas y recreativas. En cuanto a la alimentación y salud, una de las cuidadoras entrevistadas expresó:

‘Son cosas que dan pena decirlas, pero hay días que uno no tiene, hay días que yo consigo donde mis hijas nada más para ellos (los niños), y por ejemplo a mí el médico me mandó a tomar mucha sopa, muchas verduras, muchas frutas, no he podido comerlas. Yo caí tan enferma que a mí el sollejo [piel] se me caía como una culebra, me deshollejé todita…’ (Cuidadora, cita 1:34)

En cuanto a la inestabilidad económica percibida por las cuidadoras, una de las manifestaciones más salientes fueron las condiciones precarias de vivienda en las que muchas se vieron obligadas a vivir. En este sentido, las cuidadoras entrevistadas mencionan haber sido obligadas a vivir en urbanizaciones por invasión cerca al rio Magdalena en Barranquilla. Estas urbanizaciones son asentamientos ilegales que se constituyen como barrios sin vías ni servicios públicos. Según los relatos de estas, la mayoría de los niños y niñas nacieron y/o se criaron bajo las condiciones precarias de la “invasión”, como la llaman las entrevistadas:

‘(En la invasión) se hundía uno de agua, llovía mucho, las culebras encima de las camas, uy no’ (Cuidadora, cita 1:13)

‘No teníamos servicios, no teníamos esto que ahora tenemos acá. Eso allá era de tabla, sin piso, sin servicio, sin nada’ (Cuidadora, cita 4:54)

Según las cuidadoras, vivir en estos asentamientos expuso de forma constante a sus familias a diferentes formas de violencia que, a su vez, perpetuaban la inestabilidad y la pobreza:

‘Existe un grupo delincuencial que extorsiona a las casas, a la gente y mata a las gentes y caímos en ese grupo, fuimos amenazados por ellos porque teníamos un negocito en una tienda y nos tocó abandonar eso allá’ (Cuidadora, cita 8:56)

‘Yo antes de venirme para acá se me metieron en la casa y se me llevaron las cosas, una de mis hijas estaba durmiendo y me la pararon de la cama y todo eso, ella llegó del colegio y se acostó enseguida, entonces ella estaba durmiendo y yo estaba en el trabajo y se metieron y la pararon de la cama, de vaina no le hicieron un daño y la sacaron para afuera y se llevaron un poco de cosas, me arrancaron las rejas, como era de palo la casita’ (Cuidadora, cita 3:65)

‘En la invasión mataban a la gente delante de los niños, como le quitaban las cabezas, los descuartizaban y él vivió todo eso y vio muchas cosas’ (Cuidadora, cita 8:60)

En cuanto al contexto escolar de los niños y niñas, las cuidadoras entrevistadas consideraron una preocupación el desempeño académico y los conflictos interpersonales de los niños y niñas con su grupo de pares. En cuanto a las relaciones interpersonales que tienen lugar en el colegio, la mayoría de las cuidadoras entrevistadas perciben que los niños y niñas tienen amigos en el colegio. Sin embargo, también expresaron que algunos de los niños y niñas tienen conflictos con sus compañeros:

‘Aja se portaba mal en el colegio, tenía 5 años y se portaba mal, entonces la seño me dijo: “este año no vamos a recibirla porque ella es muy agresiva” (Cuidadora, cita 11:29)

Con respecto a las percepciones de las cuidadoras frente a la comunidad en la que viven sus familias en la actualidad, las subcategorías que más resaltaron en la

narrativa fueron: el mejoramiento de la salud física asociado a mejores condiciones de vivienda y una percepción de mayor seguridad en el barrio frente a la inseguridad percibida en sus antiguos lugares de asentamiento. En este sentido, las cuidadoras perciben que algunos aspectos que habían mejorado estas condiciones de vida eran la garantía de servicios como alcantarillado, la pavimentación de calles, la ausencia de animales en las casas y mejores condiciones de vivienda en términos generales:

‘Ya no tenemos esos malos olores, porque allá (en la invasión) había muchos malos olores porque, por ejemplo, si había una bolsa había que botarla, aquí no, aquí uno va al baño y lo lava y eso hay higiene y todo, ya me entiende, pero en cambio allá no, allá había malos olores y todo eso estaba uno como en el ambiente y los niños con rasquiña’ (Cuidadora, cita 7:103).

En cuanto a la dinámica y relaciones familiares, las subcategorías que sobresalieron en las entrevistas a cuidadoras son el Abandono y el Maltrato. La subcategoría abandono, en este estudio, se entiende como aquellas respuestas o expresiones que reflejan la ausencia física o la incapacidad de los padres, madres u otros cuidadores para suplir las necesidades de los menores como alimentación, vivienda, educación y afecto. Según lo expresado por las cuidadoras entrevistadas, algunas habían asumido el rol de cuidadoras frente al abandono de los padres biológicos de los niños y niñas. En el discurso de estas también se pudo identificar que la mayoría de los niños habían vivido algún tipo de abandono o ausencia de sus padres o madres biológicas. Algunos habían sido retirados de sus padres o madres por medio del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), otros son huérfanos por parte de madre, otros vivieron la separación de sus padres y madres, y algunos tienen madre y/o padres con poca participación en sus vidas:

‘Sí, yo a veces les decía a mi hijo y a la mamá de ellos que mis nietos son huérfanos, tienen padre y madre, pero es como si no lo tuvieran. Me dieron la custodia a mí porque yo tenía un hogar y ahí estaba pendiente de ellos y todavía es la hora que es y yo estoy pendiente de mis nietos, a las reuniones, en el colegio alguna cosa yo hago los ajustes y le compro lo que ellos necesiten’ (Cuidadora, cita 10.38)

Ante este hecho, algunas cuidadoras perciben que sus niños o niñas han sido afectadas por el abandono o ausencia de los progenitores:

‘Ella ha mantenido siempre ese rechazo con la mamá, ella siempre pregunta porque la mamá la abandonó, porque ella estuvo en el Bienestar, porque se estaba muriendo de desnutrición severa aguda y el Bienestar se la quitó a la mamá y yo la reclamé enseguida de 1 año ya’ (Cuidadora, cita 11:19)

‘Con lo de la muerte de la mamá ella quedó como que a veces uno le habla a ella y como que a veces está ida y entonces yo pienso que será por eso, por lo que no tiene a su mamá’ (Cuidadora, cita 4:19)

Por otro lado, algunas cuidadoras mencionan la presencia de conductas agresivas, de “rebeldía” o expresiones de rabia por parte de los niños y niñas:

‘Ella siente un rechazo hacia ella (la madre), como nunca la ve, nunca está aquí, en ningún cumpleaños, ella me pregunta por qué esto porque lo otro, pero con una rabia y una agresividad’ (Cuidadora, cita 11.21)

Por último, al analizar la percepción y las experiencias de las cuidadoras relacionadas con las pautas de crianza en el hogar, se encontró que, para algunas, el castigo físico o la amenaza, son percibidas como formas de educar a los niños y niñas:

‘Como en determinado momento él ha hecho pataletas y yo le digo me haces el favor y dejas de estar haciendo pataletas o te pongo la chancleta, otras veces lo he expresado golpeándolo, entonces cojo la chancleta y le digo esto no se va a hacer le doy una o dos chancletazos por las piernas eso no se hace, él es tu hermano o tal’ (Cuidadora, cita 5:22)

‘Claro que si se le pega porque si se va para la calle a hacer cosas yo le pego, porque ella tiene que entender que tiene que cumplir unas reglas’ (Cuidadora, 11:49)

Frente a este tema, se encontró que identifican al ICBF, como entidad ante la cual pueden tomar acciones o medidas contra los padres o familiares, cuando hay castigo físico, mencionado:

‘A veces cuando el padre reprendía a la niña, era muy impulsivo, entonces yo cogía y lo regañaba y le decía: “Deja de estar tratando a la niña así, porque te voy a demandar con el Bienestar” y así, pero ni más’ (Cuidadora, cita 3:22)

Percepciones y experiencias de los niños y niñas

Las percepciones y experiencias de los niños y niñas fueron expresadas durante diferentes momentos de las actividades del Programa de Recuperación Psicoafectiva. En cuanto a la percepción del desplazamiento por el conflicto armado, se encontró que, aunque los niños y niñas participantes no lo vivieron de forman directa, estos fueron obligados a vivir otros tipos de desplazamiento urbanos y procesos de reubicación como consecuencia de olas invernales, desalojamiento de las invasiones por la construcción de obras civiles, o por amenazas de violencia. Sin embargo, niños y niñas expresaron que, aunque veían aspectos positivos de vivir en la urbanización, también añoraban y recordaban con nostalgia aspectos de cuando vivían en las “invasiones”:

‘Lo que extraño de la invasión: extraño a mis amigas, mi felicidad, jugar, comer helado, extraño todo, porque a veces me siento sola y triste. Lo que no extraño: algunos primos no los extraño porque fueron malos conmigo, los animales que salían, culebras y sapos en la casa. Una vez haciendo aseo salió una culebra debajo del colchón’ (Niña de 9 años describiendo lo que dibujó en la actividad de relato vivencial, registrado en diario de campo)

Por otro lado, los niños y niñas expresaron durante el Programa algunas de las experiencias que habían vivido a lo largo de sus vidas. En este sentido, dos menores comentaron que habían sido retirados de su familia por el ICBF por desnutrición y violencia intrafamiliar. Estos niños eran conscientes de haber vivido esta situación y del rol del ICBF en la separación de sus familiares. Así lo plasmaron en un dibujo quienes describieron lo que habían dibujado de forma verbal:

‘Nos llevaban en una camioneta al Bienestar, porque mi mamá peleaba con mi papá. Mi abuela nos reclamó y esa fue mi segunda oportunidad’ (Niño de 10 años participante, registrado en diario de campo)

Sin embargo, algunos niños y niñas percibieron que las figuras que los sostuvieron a pesar de las circunstancias adversas con sus primeros cuidadores habían sido una “segunda oportunidad”. Así, una de las niñas del Programa compartió que su mamá no la alimentaba cuando era más pequeña, manifestando que ella sabía que esta situación estaba mal, que por eso la había adoptado su abuela y esto era su segunda oportunidad.

‘Usted ya sabe que yo a veces estoy triste porque a veces yo odio a mi mamá. Lo que ella hizo está mal. Ella, cuando yo era pequeña, no me alimentaba. Si, yo tuve una oportunidad porque mi mamá, pues mi abuela, me ayudó muchísimo; me dio una casa’ (Niña de 9 años participante, registrado en diario de campo)

En las observaciones y narrativas, se encuentra que algunos niños y niñas perciben la ausencia o abandono de sus padres. Esto fue evidente en el malestar que expresaban algunos niños y niñas cuando mencionaban que sus cuidadores no jugaban con ellos los juegos que se enviaban a casa desde el Programa:

‘Algunos niños comparten situaciones en que quedan solos en casa y deben cuidar de sus hermanos o la ausencia de madre’ (Observación del investigador, registrado en diario de campo)

Con relación a las Pautas o Prácticas de Crianza familiares, los niños y niñas expresaron lo que sentían acerca de los golpes como castigo y contaron cómo algunos habían sido maltratados física y verbalmente por sus cuidadores. Además, se encontró que cuando representaban escenas familiares durante el psicodrama, jugaban a pegar o amenazar con golpes como forma de castigo:

‘Mi mamá es igual a mi abuelo, le pegaba mucho’ (Niña participante de 7 años, registrado en diario de campo)

‘Se evidencia en el psicodrama lo normalizado que está jugar a los golpes y como dramatizan el rol de padres amenazando con golpes’ (Observación del investigador, registrado en diario de campo)

En este sentido, una de las experiencias que más sobresalió en las observaciones de los diarios de campo fue la forma de jugar de algunos niños y niñas ya que implicaba de forma recurrente recrear escenas violentas como robos armados o atracos:

‘En los psicodramas se evidenció la naturalidad de la violencia en estos contextos: ejemplos de niños dramatizando a los papas usando amenazas de golpes, y dramatizaciones de atracos y robos armados’ (Observación del investigador, registrado en diario de campo)

Asimismo, la solución de conflictos por medio de la violencia también fue evidente durante el transcurso del programa. En diferentes momentos se hicieron observaciones en cuanto a la necesidad de intervenir para que los niños y niñas no se agredieran física y verbalmente entre ellos:

‘Con los (niños) mayores es difícil realizar la actividad del psicodrama porque están golpeándose o insultándose’ (Observación de investigador del Programa durante una de las actividades, registrado en el diario de campo)

Además, la presencia y el miedo a las acciones del ICBF cuando hay castigo físico, también estuvo presente en la narrativa tanto de los niños y niñas:

‘A mi primo se lo llevó el Bienestar, porque su mamá lo golpeaba’ (Niño participante de 10 años, registrado en diario de campo)

Una de las experiencias problemáticas que manifestaron algunas niñas del programa fue haber sido víctimas de abuso sexual y acoso en las calles por parte de hombres de la comunidad:

‘Espontáneamente las niñas mayores cuentan situaciones de acoso a las que están expuestas dentro de la comunidad e incluso en entornos familiares’ (Observación del investigador, registrado en diario de campo)

‘Un día yo estaba acompañando a una amiga a hacer una recarga y un señor me dijo que si yo le daba un besito me daban un chance. Se me prendió la alarma, me sentí incómoda’ (Niña participante de 11 años describiendo uno de sus dibujos, registrado en diario de campo)

Discusión y conclusiones

Esta investigación tuvo como objetivo explorar las experiencias y percepciones de un grupo de 25 niños y niñas y sus cuidadores con historia de desplazamiento forzado que participaron en un Programa de Recuperación Psicoafectiva en la ciudad de Barranquilla. Las entrevistas realizadas a los cuidadores, así como los registros de las expresiones de los niños y niñas durante las actividades del programa evidencian que las familias participantes se enfrentan a diferentes vulnerabilidades en los diferentes sistemas en los que interactúan.

Particularmente, se identificó que la pobreza, violencia, abandono y maltrato físico fueron las subcategorías que más resaltaron en el discurso tanto de los cuidadores como en lo expresado por los niños y niñas. En este sentido, los resultados apuntan a que las consecuencias del desplazamiento son intergeneracionales y crónicas ya que continúan afectando tanto el contexto como las relaciones proximales de niños y niñas y sus cuidadores. Las consecuencias del fenómeno del desplazamiento pueden permear las relaciones familiares, generando dinámicas disfuncionales y estilos de crianza desadaptativos lo cual concuerda con lo planteado por (Flanagan et al., 2020).

Por otro lado, la exposición de los niños y adolescentes a diferentes actos de violencia en los asentamientos urbanos de la periferia, podría impactar en su funcionamiento emocional, conductual y académico (Cooley-Strickland et al., 2011). Los resultados de la investigación confirman que el desplazamiento forzado es un generador de carencias en todas las necesidades básicas del ser humano y por lo tanto de pobreza.

La pobreza, las condiciones de vida adversa y la inestabilidad económica afecta a la población desplazada, al tener que movilizarse múltiples veces por la violencia y ubicarse en zonas marginales, teniendo menos oportunidades para encontrar estabilidad laboral (Ramos-Vidal, 2018; Reales Silvera & Amarís Macías, 2017; Valencia, 2017). Así, los resultados concuerdan con lo que diferentes autores han comprobado en sus investigaciones, que la población desplazada, al tener bajos niveles de educación y una experiencia laboral centrada en actividades agrícolas, tienen menor posibilidad para acceder al mercado laboral en las áreas urbanas luego del desplazamiento.

En este sentido, el efecto de la pobreza está asociado a lo que Bronfenbrenner (1986) propone acerca de la influencia que tienen el meso y exosistema sobre las familias. El microsistema familiar en su interacción con los otros sistemas puede actuar como ambiente de riesgo y/o protector para relaciones de confianza y seguridad al niño (Sagi-Schwartz, 2012). En cuanto al mesosistema, los resultados muestran que las experiencias de maltrato y abandono al interior del hogar podrían afectar la forma en que los niños y niñas interactúan en su ambiente escolar y en su participación en el programa.

Asimismo, se encontró que la inestabilidad económica y laboral en la vida de los cuidadores (exosistema) puede generar tensiones en las interacciones familiares y esto podría explicar, en alguna medida, la forma violenta en que algunos niños y niñas interactúan. Estos resultados concuerdan con los hallazgos de Vera-Márquez et al. (2015) donde los menores provenientes de familias desplazadas presentaron problemas de adaptación y vivían situaciones de estrés y exclusión en los colegios que afectaban su motivación y rendimiento.

Lo anterior también se relaciona con lo que propone Bronfenbrenner & Evans (2000), en cuanto al efecto puede tener un ambiente caótico, desordenado o impredecible en el desarrollo del niño o niña. Según los autores, este tipo de ambientes puede afectar de forma negativa los procesos proximales del desarrollo y por lo tanto interferir en el desarrollo de la competencia y carácter de los niños y niñas. Así, el sistema familiar, el más cercano al niño en cuanto a sus procesos proximales, es uno de los más importantes para su desarrollo psicoafectivo.

Uno de los resultados que se encontraron en las expresiones de las cuidadoras y de los niños y niñas es la percepción que estos tienen de donde residen actualmente. Aldrich & Meyer, (2015) señalan que el capital social dentro de la comunidad es promotor de resiliencia ya que constituye punto de encuentro de integración entre vecinos y esto implica la creación de un espacio o ámbito físico como psicológico de seguridad. En este sentido, las cuidadoras entrevistadas mencionaron que se sentían a gusto en la nueva comunidad a la que pertenecían y que el mejoramiento de las condiciones de vida la ayudaron a levantar su ánimo. Cabe resaltar que, a pesar de las mejoras en las condiciones comunitarias que expresaron algunos participantes, se encontró que algunos niños y niñas y sus cuidadoras añoraban aspectos de la “invasión” en la que vivían previamente. Esto concuerda con los hallazgos de Vanegas et al. (2011), ya que los niños y niñas expresaron sentimientos y significados ambivalentes que oscilaban entre el placer y displacer frente a la experiencia del desplazamiento intraurbano.

Finalmente, se concluye que la vida de niños, niñas y sus cuidadores después del desplazamiento incluye experimentar carencias inherentes a la pobreza y estar expuestos a diferentes contextos de violencia y vulneración de derechos. Por este motivo, el desplazamiento continúa siendo un fenómeno social complejo, que visto desde el macrosistema de los niños y niñas, representa una interferencia significativa para el desarrollo de estos. Los resultados apuntan a que uno de los grandes factores que afectan la capacidad de las familias de proveer un sano desarrollo es la inestabilidad económica y las condiciones comunitarias, las cuales repercuten en los procesos proximales del desarrollo de niños, niñas y sus cuidadores. Por otro lado, se identificó una necesidad de trabajar en pautas de crianza con los cuidadores, así como proveer atención accesible, individual y especializada a los niños y niñas que han experimentado el abandono de sus padres o han vivido situaciones de abuso sexual. En este sentido, se encuentra que la inestabilidad económica es de las dificultades más salientes de las familias con historia de desplazamiento para brindar un contexto apropiado para el desarrollo de los niños y niñas.

Una de las limitaciones del presente estudio es que los insumos analizados responden a información recolectada en el marco del Programa de Recuperación Psicoafectiva. Por lo tanto, los temas abordados en las entrevistas eran variados y orientados a la información requerida para caracterizar a las familias para su participación. Por otro lado, el número de casos estudiados es una limitación, que puede dificultar la generalización de los resultados. En el futuro, se proponen estudios que analicen cuáles características psicológicas o personales pueden mediar en el en el efecto que tienen los factores de riesgo sobre el desarrollo en la infancia y que discriminen si el efecto intergeneracional del desplazamiento es directo o si está relacionado con la pobreza. Lo anterior se puede realizar por medio de estudios que contemplen lo que plantea Bronfenbrenner (1986) en su modelo de proceso-persona-contexto-tiempo.

Referencias

1 

Aldrich, D. P., & Meyer, M. A. (2015). Social capital and community resilience. American Behavioral Scientist, 59(2), 254-269. https://doi.org/10.1177/0002764214550299

D. P. Aldrich M. A. Meyer 2015Social capital and community resilienceAmerican Behavioral Scientist592254269 https://doi.org/10.1177/0002764214550299

2 

Andrade Salazar, J. A. (2010). Mujeres, niños y niñas, víctimas mayoritarias del desplazamiento forzado. Orbis. Revista Científica Ciencias Humanas, 6(16), 28-53. http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=70916426003

J. A. Andrade Salazar 2010Mujeres, niños y niñas, víctimas mayoritarias del desplazamiento forzadoOrbis. Revista Científica Ciencias Humanas6162853 http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=70916426003

3 

Betancourt, T. S., & Khan, K. T. (2008). The mental health of children affected by armed conflict. International Review of Psychiatry, 20(3), 317-328. https://doi.org/10.1080/09540260802090363.The

T. S. Betancourt K. T. Khan 2008The mental health of children affected by armed conflictInternational Review of Psychiatry203317328 https://doi.org/10.1080/09540260802090363.The

4 

Bronfenbrenner, U. (1979). The ecology of human development: Experiments by nature and design. Harvard University Press.

U Bronfenbrenner 1979The ecology of human development: Experiments by nature and designHarvard University Press

5 

Bronfenbrenner, U. (1986). Ecology of the family as a context for human development. Developmental Psychology, 22(6), 723-742.

U Bronfenbrenner 1986Ecology of the family as a context for human developmentDevelopmental Psychology226723742

6 

Bronfenbrenner, U., & Evans, G. W. (2000). Developmental science in the 21st Century: Emerging questions, theoretical models, research designs and empirical findings. Social Development, 9(1), 115-125. https://doi.org/10.1111/1467-9507.00114

U. Bronfenbrenner G. W. Evans 2000Developmental science in the 21st Century: Emerging questions, theoretical models, research designs and empirical findingsSocial Development91115125 https://doi.org/10.1111/1467-9507.00114

7 

Bronfenbrenner, U., & Morris, P. (1998). The ecology of developmental processes. In R. M. Lerner (Ed.), Theorectical models of human development (pp. 993-1028). Wiley.

U. Bronfenbrenner P. Morris 1998The ecology of developmental processes R. M. Lerner Theorectical models of human development9931028Wiley

8 

Bronfenbrenner, U., & Morris, P. A. (2006). The bioecological model of human development. In W. Damon & R. M. Lerner (Eds.), Handbook of child Psychology: Theoretical models of human development (pp. 793-828). Wiley.

U. Bronfenbrenner P. A. Morris 2006The bioecological model of human development W. Damon R. M. Lerner Handbook of child Psychology: Theoretical models of human development793828Wiley

9 

Bustos, V. Á., & Russo, A. R. (2018). Salud mental como efecto del desarrollo psicoafectivo en la infancia. Psicogente, 21(39), 183-202. https://doi.org/10.17081/psico.21.39.2830

V. Á. Bustos A. R. Russo 2018Salud mental como efecto del desarrollo psicoafectivo en la infanciaPsicogente2139183202 https://doi.org/10.17081/psico.21.39.2830

10 

Calderón, V., Gáfaro, M., & Ibáñez, A. M. (2011). Desplazamiento forzoso, participación laboral femenina y poder de negociación en el hogar: ¿Empodera el conflicto a las mujeres? Ediciones Uniandes.

V. Calderón M. Gáfaro A. M. Ibáñez 2011Desplazamiento forzoso, participación laboral femenina y poder de negociación en el hogar: ¿Empodera el conflicto a las mujeres?Ediciones Uniandes

11 

Cayabyab, C. R., O’Reilly, P., Murphy, A. M., & O’Gorman, C. (2020). Psychological morbidity among forcibly displaced children -a literature review. Irish Journal of Medical Science, 189, 991-997. https://doi.org/10.1007/s11845-020-02186-7

C. R. Cayabyab P. O’Reilly A. M. Murphy C. O’Gorman 2020Psychological morbidity among forcibly displaced children -a literature reviewIrish Journal of Medical Science189991997 https://doi.org/10.1007/s11845-020-02186-7

12 

Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y Programa Mundial de Alimentos (PMA). (2007). Una mirada a la población desplazada en ocho ciudades de Colombia : Respuesta institucional local, condiciones de vida y recomendaciones para su atención. CICR-PMA. http://documents.wfp.org/stellent/groups/public/documents/liaison_offices/wfp173298.pdf

Comité Internacional de la Cruz Roja Programa Mundial de Alimentos 2007Una mirada a la población desplazada en ocho ciudades de Colombia : Respuesta institucional local, condiciones de vida y recomendaciones para su atenciónCICR-PMA http://documents.wfp.org/stellent/groups/public/documents/liaison_offices/wfp173298.pdf

13 

Cooley-Strickland, M., Quille, T. J., Griffin, R. S., Stuart, E. A., Bradshaw, C. P., & Furr-Holden, D. (2011). Efectos de la exposición de los adolescentes a la violencia en la comunidad: El Proyecto MORE. Psychosocial Intervention, 20(2), 131-148. https://doi.org/10.5093/in2011v20n2a2

M. Cooley-Strickland T. J. Quille R. S. Griffin E. A. Stuart C. P. Bradshaw D. Furr-Holden 2011Efectos de la exposición de los adolescentes a la violencia en la comunidad: El Proyecto MOREPsychosocial Intervention202131148 https://doi.org/10.5093/in2011v20n2a2

14 

Domínguez-De la Ossa, E. M., Fortich-Pérez, D., & Rosero-Prado, A. L. (2018). Competencias parentales y resiliencia infantil en contexto de desplazamiento en Colombia. Prisma Social, 20, 228-253.

E. M. Domínguez-De la Ossa D. Fortich-Pérez A. L. Rosero-Prado 2018Competencias parentales y resiliencia infantil en contexto de desplazamiento en ColombiaPrisma Social20228253

15 

Fazel, M., Reed, R. V., Panter-Brick, C., & Stein, A. (2012). Mental health of displaced and refugee children resettled in high-income countries: Risk and protective factors. The Lancet, 379(9812), 266-282. https://doi.org/10.1016/S0140-6736(11)60051-2

M. Fazel R. V. Reed C. Panter-Brick A. Stein 2012Mental health of displaced and refugee children resettled in high-income countries: Risk and protective factorsThe Lancet3799812266282 https://doi.org/10.1016/S0140-6736(11)60051-2

16 

Flanagan, N., Travers, A., Vallières, F., Hansen, M., Halpin, R., Sheaf, G., Rottmann, N., & Johnsen, A. T. (2020). Crossing borders: A systematic review identifying potential mechanisms of intergenerational trauma transmission in asylum-seeking and refugee families. European Journal of Psychotraumatology, 11(1). https://doi.org/10.1080/20008198.2020.1790283

N. Flanagan A. Travers F. Vallières M. Hansen R. Halpin G. Sheaf N. Rottmann A. T. Johnsen 2020Crossing borders: A systematic review identifying potential mechanisms of intergenerational trauma transmission in asylum-seeking and refugee familiesEuropean Journal of Psychotraumatology111 https://doi.org/10.1080/20008198.2020.1790283

17 

Gómez-Restrepo, C., Cruz-Ramírez, V., Medina-Rico, M., & Rincón, C. J. (2018). Salud mental en niños desplazados por conflicto armado - Encuesta Nacional de Salud Mental Colombia 2015. Actas Españolas de Psiquiatria, 46(2), 51-57.

C. Gómez-Restrepo V. Cruz-Ramírez M. Medina-Rico C. J. Rincón 2018Salud mental en niños desplazados por conflicto armado - Encuesta Nacional de Salud Mental Colombia 2015Actas Españolas de Psiquiatria4625157

18 

Ibáñez, A. M., & Velásquez, A. (2008). El impacto del desplazamiento forzoso en Colombia: condiciones socioeconómicas de la población desplazada, vinculación a los mercados laborales y políticas públicas. CEPAL, Serie Políticas Sociales, 145.

A. M. Ibáñez A. Velásquez 2008El impacto del desplazamiento forzoso en Colombia: condiciones socioeconómicas de la población desplazada, vinculación a los mercados laborales y políticas públicasCEPAL, Serie Políticas Sociales145

19 

Marín, D. (2011). Adaptación e implementación de un programa de intervención en la escuela a través de la educación física: el programa de responsabilidad personal y social. Universitat de València.

D Marín 2011Adaptación e implementación de un programa de intervención en la escuela a través de la educación física: el programa de responsabilidad personal y socialUniversitat de València

20 

Miller, K. E., & Rasco, L. M. (2004). An ecological framework for addressing the mental health needs of refugee communities. En The Mental Health of Refugees: Ecological Approaches to Healing and Adaptation. https://doi.org/10.4324/9781410610263

K. E. Miller L. M. Rasco 2004An ecological framework for addressing the mental health needs of refugee communitiesThe Mental Health of Refugees: Ecological Approaches to Healing and Adaptation https://doi.org/10.4324/9781410610263

21 

Morelato, G. S. (2011). Resilience in child maltreatment: contributions to understanding the significant factors in the process from an ecological model. Revista de Psicología, 29(2), 203-224. http://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=3953565&info=resumen&idioma=ENG

G. S. Morelato 2011Resilience in child maltreatment: contributions to understanding the significant factors in the process from an ecological modelRevista de Psicología292203224 http://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=3953565&info=resumen&idioma=ENG

22 

Observatorio de Desplazamiento Interno (IDMC). (2020). Informe mundial sobre desplazamiento interno. Consejo Noruego para Refugiados.

Observatorio de Desplazamiento Interno 2020Informe mundial sobre desplazamiento internoConsejo Noruego para Refugiados

23 

Patiño, G. A., & Herrán, O. F. (2012). Desplazamiento forzado, niñez y adolescencia: Escenarios en relacion con su establización socioeconómica. Revista Salud Pública, 2, 58-68.

G. A. Patiño O. F. Herrán 2012Desplazamiento forzado, niñez y adolescencia: Escenarios en relacion con su establización socioeconómicaRevista Salud Pública25868

24 

Patton, M. Q. (2005). Qualitative research. In B. S. Everitt & D. C. Howell (Eds.), Encyclopedia of Statistics in Behavioral Science. John Wiley & Sons. https://doi.org/10.1002/0470013192.bsa514

M. Q. Patton 2005Qualitative research B. S. Everitt D. C. Howell Encyclopedia of Statistics in Behavioral Science. John Wiley & Sons https://doi.org/10.1002/0470013192.bsa514

25 

Porter, M., & Haslam, N. (2005). Predisplacement and postdisplacement factors associated with mental health of refugees and internally displaced persons: A meta-analysis. Journal of the American Medical Association, 294(5), 602-612. https://doi.org/10.1001/jama.294.5.602

M. Porter N. Haslam 2005Predisplacement and postdisplacement factors associated with mental health of refugees and internally displaced persons: A meta-analysisJournal of the American Medical Association2945602612 https://doi.org/10.1001/jama.294.5.602

26 

Ramos-Vidal, I. (2018). Desplazamiento forzado y adaptación al contexto de destino: El caso de Barranquilla. Perfiles Latinoamericanos, 26(51), 301-328. https://doi.org/10.18504/pl2651-012-2018

I Ramos-Vidal 2018Desplazamiento forzado y adaptación al contexto de destino: El caso de BarranquillaPerfiles Latinoamericanos2651301328 https://doi.org/10.18504/pl2651-012-2018

27 

Reales Silvera, L. P., & Amarís Macías, M. (2017). Comprensión del bienestar desde las experiencias socioeconómicas de un grupo de mujeres desplazadas por la violencia sociopolítica en la ciudad de Barranquilla. Summa Psicológica, 14(1), 61-71. https://doi.org/10.18774/448x.2017.14.319

L. P. Reales Silvera M. Amarís Macías 2017Comprensión del bienestar desde las experiencias socioeconómicas de un grupo de mujeres desplazadas por la violencia sociopolítica en la ciudad de BarranquillaSumma Psicológica1416171 https://doi.org/10.18774/448x.2017.14.319

28 

Sagi-Schwartz, A. (2012). Children of War and Peace: A Human Development Perspective. Journal of Conflict Resolution, 56(5), 933-951. https://doi.org/10.1177/0022002712446128

A Sagi-Schwartz 2012Children of War and Peace: A Human Development PerspectiveJournal of Conflict Resolution565933951 https://doi.org/10.1177/0022002712446128

29 

Simons, H. (2009). Case study research in practice. Sage Publications. https://doi.org/https://dx.doi.org/10.4135/9781446268322

H Simons 2009Case study research in practiceSage Publications https://doi.org/https://dx.doi.org/10.4135/9781446268322

30 

Siriwardhana, C., Ali, S. S., Roberts, B., & Stewart, R. (2014). A systematic review of resilience and mental health outcomes of conflict-driven adult forced migrants. Conflict and Health, 8(13). https://doi.org/10.1186/1752-1505-8-13

C. Siriwardhana S. S. Ali B. Roberts R. Stewart 2014A systematic review of resilience and mental health outcomes of conflict-driven adult forced migrantsConflict and Health813 https://doi.org/10.1186/1752-1505-8-13

31 

Unidad Para La Atención y Reparación Integral de Víctimas. (2020). Reporte de víctimas de conflicto armado 01-01-2020. https://cifras.unidadvictimas.gov.co/

Unidad Para La Atención y Reparación Integral de Víctimas 2020Reporte de víctimas de conflicto armado 01-01-2020 https://cifras.unidadvictimas.gov.co/

32 

Valencia, L. (2017). Estudio de caso: Modelo de desarrollo integral de comunidades sostenibles de la Fundación Mario Santo Domingo en Villas de San Pablo, Barranquilla. In M. Romero (Ed.), Fundaciones, Inversión Social y Desarrollo (pp. 63-12).

L Valencia 2017Estudio de caso: Modelo de desarrollo integral de comunidades sostenibles de la Fundación Mario Santo Domingo en Villas de San Pablo, Barranquilla M. Romero Fundaciones, Inversión Social y Desarrollo6312

33 

Vanegas, J. A., Bonilla, C. B., & Camacho, L. B. (2011). Significado del desplazamiento forzado por conflicto armado para niños y niñas. Fundamentos en humanidades, 12(2), 163-189. http://fundamentos.unsl.edu.ar/pdf/articulo-24-163.pdf

J. A. Vanegas C. B. Bonilla L. B. Camacho 2011Significado del desplazamiento forzado por conflicto armado para niños y niñasFundamentos en humanidades122163189 http://fundamentos.unsl.edu.ar/pdf/articulo-24-163.pdf

34 

Vera-Márquez, Á. V., Palacio-Sañudo, J. E., Maya Jariego, I., & Holgado Ramos, D. (2015). Identidad social y procesos de adaptación de niños victimas de violencia política en Colombia. Revista Latinoamericana de Psicologia, 47(3), 167-176. https://doi.org/10.1016/j.rlp.2015.06.006

Á. V. Vera-Márquez J. E. Palacio-Sañudo I. Maya Jariego D. Holgado Ramos 2015Identidad social y procesos de adaptación de niños victimas de violencia política en ColombiaRevista Latinoamericana de Psicologia473167176 https://doi.org/10.1016/j.rlp.2015.06.006

35 

Vera-Márquez, Á. V., Palacio-Sañudo, J. E., & Patiño-Garzón, L. (2014). Población infantil víctima del conflicto armado en Colombia: Dinámicas de subjetivación e inclusión en un escenario escolar. Perfiles Educativos, 36(145), 12-31. https://doi.org/10.1016/S0185-2698(14)70635-X

Á. V. Vera-Márquez J. E. Palacio-Sañudo L. Patiño-Garzón 2014Población infantil víctima del conflicto armado en Colombia: Dinámicas de subjetivación e inclusión en un escenario escolarPerfiles Educativos361451231 https://doi.org/10.1016/S0185-2698(14)70635-X

Financiamiento

1 Financial disclosure Programa Jóvenes Investigadores e Innovadores (Convocatoria 812), convenio de cooperación entre el Ministerio de Ciencia Tecnología e Innovación, Colombia y la Universidad del Norte.